14/1/13

I'll be there


Emily es una chica normal que tiene una familia que la adora. Es alegre, positiva y agradable, pero no sabe cantar. Sin embargo, su padre, que es un amante de la música, la obliga a cantar un solo en el coro de la iglesia. Emily canta. Y desafina.
Sam es un chico tímido, poco sociable. Sam ha tenido una vida difícil: es de muchos sitios y de ninguno en particular, ha viajado continuamente y nunca se ha quedado el tiempo suficiente en un lugar como para poder llamarlo hogar. Su padre lo cogió a él y a su hermano Riddle y abandonó a su esposa. Su padre es ladrón, asesino, mala persona. Sam tiene que ganarse la vida como puede, no va al colegio y no puede hacerse notar. A Sam le gusta mucho la música y toca muy bien la guitarra.
Cuando Emily va a cantar el solo en misa ve a Sam al fondo de la iglesia. Entonces Emily empieza a cantar, y canta para él.

Mi opinión

Me esperaba mucho más de esta novela de Holly Goldberg pero aún así  no me ha decepcionado. Su forma de escribir es muy buena, y su historia es diferente.

Emily es obligada a cantar en la iglesia delante de todos, y la pobre mujer lo pasa fatal porque no es que se le dé demasiado bien cantar... más bien, fatal. Peeero, hay un chico al fondo de la sala, y ella se fija en él, y así consigue cantar, aunque luego sale corriendo y vomita, pero él la sigue y la sujeta el pelo para que no se manche. Ella viene de una familia normal, cuyos padres son normales, y trabaja uno en la música y la otra de enfermera, cosas normales. Tiene un hermano más pequeño, Jared, y un perro muy mono.

Sam es un chico que oculta toda una gran historia detrás de él. Sam es buena persona, toca la guitarra, y cuida de su hermanito Riddle como puede. No va a la escuela, pero se defiende muy bien. No es demasiado sociable, y tampoco habla demasiado. La vida de este chico y su hermano te llega bastante dentro. Su padre es un sinvergüenza que oye voces, y roba y mata, es lo peor de lo peor, se llevó a Sam y a Riddle dejando a su esposa sola y sin hijos, pero murió así que sólo tienen al padre, aunque ellos ya ni se acuerdan de donde vivían ni de quién era su madre. Y bueno, pues van en una furgoneta robada, han sufrido malos tratos del padre pero.. ahí siguen, sobreviviendo.

Y alguien de quién hay que hablar es de Riddle. Es el hermano pequeño de Sam. No habla gasta que la madre de Emily le consigue un coso de esos para el asma y milagrosamente habla. Es aún más tímido que su hermano Sam y  no deja de dibujar en guías telefónicas aparatos eléctricos. Se lleva bien con los animales y le gustan los gatos. Llora mucho, y eso es algo que no soporta su padre. Es un personaje al que coges muchísimo cariño. 

Emily y Sam, como es obvio, se enamoran, y esto les llevará a unos cuantos... problemillas, podría decirse. A parte, hay un pesado que se obsesiona con Emily, hasta el punto de seguir a Sam y de averiguar quién es ,dónde vive, qué hace el padre, su obsesión es bastante.. enfermiza. A mi me da miedo. Es una bonita historia de amor, diferente a las que normalmente podemos ver pues siempre son pijas que se enamoran de gamberros, pero en esta ocasión no, son dos personas que se enamoran y que no tienen bandas callejeras ni millones a sus espaldas. Y bueno, me ha gustado bastante. La forma de escribir de Holly, los personajes tan cercanos...

FICHA TÉCNICA
Editorial: SM
Fecha: 2012
Precio: 16,95€
Páginas: 446


2 comentarios:

Ylenia dijo...

La verdad es que el libro en sí no me llamaba para nada de nada, pero parece tener algo diferente, no sé. Aunque eso de que ya haya amor de por medio... Espero que no sea de aquí-te-he-visto-aquí-me-enamoro. xD

En fin, que genial reseña que me ha picado aún más la curiosidad por el libruco. ^^

¡Un abrazo!

Señorita Darcy dijo...

Jajajjajajaaj sí, es diferente, y sí, es te veo y me enamoro a primera vista jajajaj tú libros de amor como que no, no? jajjaja