11/8/14

Encuéntrame en el Cupcake Café

Issy Randall tiene un novio guapo pero poco cariñoso; un cuerpo con más curvas de lo que manda la moda; un empleo bien pagado pero aburrido; una pasión desenfrenada por la repostería, y una notable habilidad para preparar las recetas de su querido abuelo Joe. Cuando de repente se queda sin novio, sin empleo, con todos sus kilos y sus treinta y un años bien cumplidos, Issy decide que ha llegado la hora de hacer realidad su sueño: montar un café especializado en cupcakes, deliciosos pasteles en miniatura que saben de maravilla… Pero las cosas no serán sencillas. Si te encantan los pasteles y no usas la talla cuarenta desde hace tiempo, disfrutarás de esta historia, que demuestra que si eres valiente puedes conseguir lo que te propongas.


¿Tienes hambre? ¿Quieres adelgazar? Pues no leas este libro porque os aseguro que os va a hacer ir corriendo a una pastelería para comprar Cupcakes a montones.

Esta novela me llamó simplemente por los Cupcake. Soy una gran fan de estas magdalenas y para mí es un placer comérmelas. He probado de varios sabores ya, algunos de los que hay en el libro y están riquísimos. Pero no va de recetas. Aunque por una parte sí.

Issy trabaja en una inmobiliaria. Allí es conocida por los pasteles que lleva, hechos por ella misma. Es una mujer muy dulce que es despedida. Issy no es una de esas mujeres delgadas, guapísimas de esas que parecen modelo, visten a la última moda y parecen irreales. Issy es una chica nomal que transmite paz, tranquilidad y mucho amor. La verdad es que me encantaría tener una amiga así porque tiene que ser un auténtico placer. 

Issy vive con Helena. La verdad es que me la imaginé como la típica chica vintage, de esas que imponen. Es una enfermera que, bueno, no iría a que ella me atendiera porque me da miedo. Además, se hace amiga de Pearl, alguien a quien conoce en la oficina de desempleo. Pearl es una chica gordita, que vive con su madre y que tiene un hijo. Gracias a ella monta la cafetería sin volverse loca. Y otra mujer importante es Caroline, una persona insoportable a la que acabas cogiendo cariño. Aunque, sinceramente, yo le cojo cariño en la continuación de esta historia, donde se la ve más humana. Caroline está en pleno proceso de divorcio y, bueno, pues os podéis imaginar cómo está.

Pero no solo hay mujeres, también chicos. Graeme es un insoportable, pero ella está ciega de amor por él. Es la persona más asquersa del mundo y le tengo una manía que no puedo con ella. Luego está Austin, al que me lo imaginaba como un hipster nerd de estos. Ese hombre es un amor, me encanta y le adoro. Es súper mono y, además, tiene un hermano pequeño, aunque siempre creen que es su hijo. Austin y su hermano son huérfanos y son taaaaaaan monos los dos. Cada vez que me los imaginaba en mi cabeza había fuegos artificiales. Y luego está el abuelo Joe, que es muy majo y es el que le pasa las recetas a Issy. Es el típico abuelo, es adorable y me encanta. Es un gran personaje. 

Issy tiene que llevar el negocio adelante y, lo que no sabe,es que Graeme quiere cargárselo así que tendrá que luchar por que no se hunda. Además, ese local está maldito y, ¿quién le dice que no puede hundirse lo suyo también? La verdad es que me gustó mucho cómo iba superándose a sí misma, como luchaba por conseguir avanzar, hacerse conocido. Es una historia que te hace reír un montón y no te hace llorar. Es una que lees cuando quieres olvidarte del mundo y realmente me gustó. Es una buena novela chick lit y me alegro de haberlo leído.

Es recomendable, y os aseguro que os lo vais a pasar bien. Además, os llevaréis unas cuantas recetas para poner en práctica. Cuando las haga ya subiré fotos de cómo quedan.

No hay comentarios: