15/8/14

Navidad en el cupcake cafe


Issy Randall, la orgullosa propietaria del Cupcake Café, es feliz. Su negocio va viento en popa y está rodeada de amigos. Pero su novio, Austin, le anuncia que quizá deba trasladarse a Nueva York por razones de trabajo, e Issy se pregunta si podrá soportar una relación sentimental a distancia. Mientras tanto, la Navida d se acerca y sus compañeras en la pastelería, Pearl y Caroline, están abrumadas ante el previsible aumento en la demanda de sus famosos cupcakes. Issy siente que la presión empieza a pasarle factura, precisamente cuando debe decidir qué es lo más importante en su vida. Tendrá que procurarse dosis extra de sensatez, buen humor, azúcar y canela para encontrar la manera de seguir siendo feliz.



Sé lo que estáis pensando. Una novela de navidad en pleno verano, pero es que así soy yo. Me gusta ir al revés del mundo. Es algo normal en mí, suelo ponerme a cantar villancicos en pleno mes de julio así que esto no es nada raro.

Bueno, vayamos al asunto de la entrada. Esta novela es más bien, en mi opinión, para calmar nuestra curiosidad. Todos queremos saber qué pasa cuando acaba una novela, sobre todo cuando dos personas acaban juntas en el último capítulo del libro (lo que tiene su mérito, la verdad) y esta novela nos ofrece esa respuesta. El cupcake café sigue al pie del cañón, ella sigue con Austin y también con el hermano de él pero, claro, no todo es bonito. Austin se va a Nueva York por un trabajo y ahí empieza el asunto.

Además, en esta historia descubrimos a Helena en su rol de madre, a Pearl pasando por un mal momento, y a Caroline que se vuelve más humana. Algo que me ha gustado de este libro un montón es la parte de Caroline, es un personaje que me caía pero no me caía bien y este libro ha hecho que me encante, se centra muchísimo más en los niños, e incluso se pone pijama y pasa un día con sus hijos. 

Además, veremos a Issy ejerciendo de madre mientras Austin se va y también se reconciliará con la suya. La pérdida de este libro es el abuelo Joe, pero es divertido leer las recetas de Issy, aunque no me gustó ninguna. 

¿Cuál es el problema de esta novela? La relación a distancia entre Issy y Austin. Siempre es difícil mantener una relación cuando a las personas les separa un océano, sobre todo cuando ninguna quiere ceder y es que ni él quiere dejar ese trabajo ni ella quiere dejar su trabajo. Uno por su hermano, la otra porque es como un hijo su cafetería. La verdad es que las inseguridades que tiene Issy son las mismas que las que tendríamos cualquiera. Sobre todo cuando estás rellenita y él va a estar rodeado de chicas altas, guapas y elegantes. 
Es una novela para distraerse durante un rato, se lee en un suspiro pero merece la pena. Te saca sonrisas más de una vez y hasta te emociona un poco. Es un libro maravilloso y me encanta esta escritora, tiene un estilo especial. Como digo, es una novela perfecta para pasar el rato. Yo, si fuera vosotros, leería este libro en el maratón de navidad, ya que es ideal para la época y encima al ser corto te ayuda en el reto (que espero que haya este año).  

No hay comentarios: