12/9/14

El diablo viste de prada

 

La ambición de la joven Andrea es entrar como redactora en New Yorker, pero sólo consigue un puesto de ayudante de dirección en una revista de moda. Se trata de aguantar un año, y esa experiencia puede abrirle las puertas de su sueño. Lo que Andrea no sabe es que a partir de ese momento las horas se harán interminables, y que su jefa es un auténtico demonio vestido de Prada. Lauren Weisberger nos introduce en las entretelas del mundo de la moda, con un relato hilarante, cargado de ironía y desenfado, donde destaca la caracterización de la insufrible editora, a cuyos pies se rinden los mejores diseñadores, y que se regodea en torturar psicológicamente a sus pobres subalternos. Glamour y sufrimiento van de la mano en esta divertida e irónica novela, que ha consechado un sonado éxito entre los lectores de Estados Unidos.

¿Queréis estresaros leyendo un libro? ¿Tenéis ganas de poneros nerviosos? Este es vuestro libro. Seguramente os habréis visto la película. ¿Quién no ha visto a la gran Meryl Streep hacer de la gran Miranda? Ya, si no la han puesto ochocientas veces en la televisión no la han puesto ninguna. La cosa es que yo quería leerme el libro porque ya sabéis que tengo esa manía de si me veo una película y descubro que hay libro pues tengo que leerlo, así que lo hice.

Bueno, lo primero es que la Miranda del libro y la de la película no se parecen ni físicamente. No. El peinado es distinto, por ejemplo. Así que borré la imagen de Meryl de mi cabeza y puse una nueva. La verdad es que es un personaje que me encanta porque tiene muchas narices para las cosas que hace, aunque yo si la tuviera de jefa querría matarla, pero bueno. Menos mal que yo no trabajaría en una revista de moda ni muerta. Yo creo que en la película no la pusieron con el flequillo recto y el pelo corto para que no se pareciera tanto a Anna Wintour.

Lo segundo, esta historia está basada en hechos reales. Se supone que la escritora se inspira en la jefa que tuvo cuando trabajó para Vogue. ¿En serio? Pues qué horror y menuda jefa tuviste, no sé como no la diste de tortas.

Andy acaba de terminar la carrera y se va a Nueva York con su novio para encontrar un trabajo de periodista seria, pensando que así de repente lo va a encontrar. La de recursos humanos le dice que hay vacante en una revista de moda y ella acepta. Seguro que piensa "esto está chupado". Y claro, cuando va al trabajo pues bueno, se arrepiente en seguida. Trabaja en la revista Runway, la más famosa del mundo, que está inspirada en la Vogue.

El libro y la película son distintos, tienen la misma esencia pero no son iguales. El libro te saca más de quicio. El asistente, por ejemplo, el calvito de la película (Stanley Tucci) en el libro, al menos en mi imaginación, es muy guapo y está de muy buen ver. No como en la película. Las cosas que suceden tienen otro ritmo en la novela y se sufre mucho más. Pero mucho. Y se aprecia más el cambio de Andrea, cómo trata de llevarlo todo como mejor puede y cómo su novio no la apoya. Bueno, no es que no la apoye, es simplemente que no comprende por qué tiene que sufrir tanto y por qué no puede prestarle un poco de atención a él.

La narración es en primera persona y si no sabes nada de moda, no te preocupes, Andy no sabe nada de nada de nada. Poco a poco aprenderemos con ella los secretos del estilo. Aunque eso sí, ella al final acaba sabiendo todo de telas, diseñadores, estilos, zapatos...

Es muy simple la forma en la que está escrita, algo que me ha gustado porque es lo que le pega a esta novela. La verdad es que el novio y la mejor amiga se portan mal, pero yo creo que los comprendo. Vale, no está bien que le llamen al trabajo ochocientas mil veces, sobre todo cuando es algo tan serio (aunque crean que no) pero tampoco entiendo por qué no puede dedicarles un poco de atención. Las relaciones solo funcionan si las cuidar y la verdad es que creo que tienen la culpa todos de que no marche tan bien como debería.

Hay un personaje random, Christian, que me cae bien, qué queréis que os diga. Es un sinvergüenza, y escritor, pero me hace gracia. Como amigo tiene pinta de ser muy bueno pero como pareja horrible. 

El libro tiene segunda parte, que he leído ya y subiré la reseña en cuanto pueda. Y bueno, son libros para pasar el rato, para leer un día que no tienes nada que hacer y te apetece taparte con una mantita, beber algo calentito y distraerte mucho. Aunque yo me lo leí con veintitantos y un calor horrible, y para nada en el sofá pero cosas que pasan. Os lo recomiendo porque no está mal la historia, la escritura flojea un poco. Aunque eso sí, la película, tristemente, es mejor.

1 comentario:

Andrea Robles dijo...

Yo vi la película y me gustó para pasar un buen rato entretenida, algún día supongo que leeré el libro y espero que me guste como la película.
Muy buena crítica del libro.
Pd: sigue me de vuelta, me haría un gran favor ya que estoy hace poco en el mundo blogger y no tengo casi seguidores. Espero que te guste mi blog como a mi el tuyo.♥