29/9/14

Memorias de un amigo imaginario



Max solo tiene 8 años y no es como los demás niños. Él vive para adentro y cuanto menos le molesten, mucho mejor. No le gustan los cambios, las sorpresas, los ruidos, que lo toquen y que le hagan hablar por hablar. Si alguien le preguntara cuándo es más feliz, seguro que diría que jugando con sus legos planeando batallas en tre ejércitos enemigos. Max no tiene amigos, porque nadie lo entiende y todos, hasta los profesores y sus propios padres, quieren que sea de otra manera. Solo me tiene a mí, que soy su amigo desde hace cinco años. Ahora sé que Max corre peligro y solo yo lo puedo ayudar.  El problema es que Max es el único que puede verme y oír. Tengo mucho miedo por él, pero sobre todo por mí. Los padres de Max dicen que soy un"amigo imaginario". Espero que a estas alturas tengas claro que no soy imaginario.

Llevaba muchísimo tiempo pensando en si leer o no esta novela. Por una parte quería, tenía ganas porque promete mucho. Por otra no, porque no me llamaban algunas cosas. Al final acabé leyéndolo porque tenía que satisfacer mi necesidad.

Yo nunca he tenido un amigo imaginario, aunque me acuerdo que de pequeña quería tenerlo porque me parecía guay. Pero nunca lo tuve. No era de esas niñas.  Así que no sé qué se siente cuando lo tienes, aunque supongo que tiene que estar bastante bien. 

Bueno, vamos a la novela. La verdad es que al principio me parece un poco tonta. Budo tiene ocho años y es el mejor amigo de Max. Budo hace lo que sea por no desaparecer, porque no quiere morirse. Es bastante egoísta en cuanto a eso, pero supongo que es normal. Le encanta vivir. Los padres de Max quieren que deje de pensar en Budo, pero el amigo imaginario logra que el niño siga pensando en él. Budo es un niño imaginario guay porque parece un niño de verdad. Max, según di por entendido, es autista y tiene muchas dificultades y nadie es su amigo por ser raro. La emoción de la historia comienza cuando Max desaparece y Budo tiene que salvarle porque si no, él puede desaparecer.

Es una historia muy original, no me esperaba nada así. La verdad es que creo que lo de los amigos imaginarios, esta forma de verlo, no lo había hecho nadie antes. Era algo que no me emocionaba pero al terminar la novela me encantó. Es una gran historia, no solo por la originalidad de la trama, si no por la forma en la que está escrita. Es una historia que me encantó y me enamoró. Al principio Budo me ponía nerviosa pero luego le entiendes. ¿Quién quiere morirse? Pues nadie. Todos queremos vivir, y un amigo imaginario también.

Memorias de un amigo imaginario es una historia especial, con lecciones, frases bonitas, y personajes entrañables. Tiene misterio, pero lo importante es el poder de la amistad. Es una historia que no parece gran cosa pero que en realidad es un mundo. Realmente me ha gustado. Es un gran libro. Me arrepiento de no haberlo leído antes. Deberíais leerlo todos, en serio. Os prometo que no os defraudará. 

Si es que los Matthew tienen talento.  

No hay comentarios: