8/10/14

La felicidad debe de ser algo así


¿Nunca os ha pasado que habéis mandado un mensaje por error? A mí sí, sobre todo cuando existía el msn, me pasaba continuamente porque soy despistada. Menos mal que nunca eran cosas importantes. ¿Y por qué os cuento esto? Porque es lo que les pasa a Graham Larkin, un famoso actor, y a Ellie O' Neill, una adolescente que esconde un secreto. Graham le manda un email por error a ella, y gracias a eso inician una amistad maravillosa en la que hay algo que no se dicen: quiénes son realmente. Él nunca le comenta que es un famoso actor y ella solo habla de su vida normal, de su trabajo y de Maine, el lugar en el que vive. Un día él decide que la ciudad de Ellie es el lugar perfecto para su nueva película.

Sí, Graham se presenta allí con un equipo de rodaje, periodistas, cámaras a montones y altera la vida de Maine, algo que fastidia mucho a la familia O'Neill pues llevan ocultándose años. ¿De qué? Ese es el misterio del libro, además de la relación entre los dos protagonistas. La verdad, ya  me gustaría a mí mandar un email y que por error fuera a parar a un guapísimo actor de Hollywood, de mi edad, y encima simpático. 

Algo que me gusta mucho de esta escritora es que sus libros tienen algo especial, tienen un toque mágico que hace que lo disfrutes inmensamente. Os confesaré que es una de mis escritoras predilectas, sobre todo por los títulos y las portadas que hacen sus historias aún más especiales porque son pequeños tesoros. Es una escritora que engancha, desde el principio. Me quedé hasta la madrugada para terminar el libro porque no podía vivir sin saber cómo terminaba. Está escrito de forma amena, cercana. Las carcajadas que me salieron fueron maravillosas, habrían hecho que me miraran raro por la calle, menos mal que lo leí en casa (que ya sería lo que me faltaba para ser la rara de la ciudad) .

Aquí, ya os aviso, vais a tener amor adolescente al 100%, pero no ese en el que deseas pegar de tortas a los protagonistas, sino que disfrutas y entiendes sus reacciones y sus emociones te llegan. Quizás sean algo exagerados a veces pero cuando descubres ciertas cosas lo entiendes, al menos yo sí. No es una relación perfecta, y tiene muchos altibajos pero es dulce, bonita.  Y va POCO A POCO. Menos mal. No es verse y enamorarse. No, antes han tenido unos cuantos emails y al conocerse van dando pasitos pequeñitos, no de golpe. Tampoco es una historia ñoña y tonta. No, tiene mensajes, valores, y te hace pensar en algunas cosas que quizás también puedes estar haciendo mal.

La verdad es que si hay algo que me encanta de Jennifer E. Smith es que con sus novelas te hace sonreír. Son novelas bonitas, no son una revelación pero te cuenta historias de una forma bonita, dulce, divertida. ¿Quién no ha soñado alguna vez que salía con un famoso? Oh, venga, todos lo hemos hecho, no me lo neguéis. Pues esta novela es eso. Es lo que todos hemos soñado solo que, por una vez, alguien se ha atrevido a publicarlo (aunque con personajes ficticios). La historia se centra en ellos dos, aunque las novelas de Smith siempre se centran en los dos protagonistas principales, y la verdad es que no es un detalle que me disguste porque cuando lo lees necesitas todos los momentos posibles entre Graham y Ellie.

Es una novela preciosa, dulce que te transportará a uno de tus sueños de la niñez y que, sobre todo, te hace sonreír. La felicidad debe de ser algo así, algo como este libro.

Ahora me toca leerme The Geography of You and Me, que no sé si ha salido ya o no.

1 comentario:

Rebeca.* dijo...

¡Uy, qué guay! No conocía este libro, pero me lo apunto porque tiene muuuy buena pinta.
¡Besos y gracias por tu reseña!