28/3/15

Hasta la eternidad



La esbelta y hermosa profesora Roseleen White contempla, absorta, su nueva posesión: una milenaria espada escandinava sobre la que pesa un maleficio. Los poderes sobrenaturales de la espada convertirán los sueños en realidad, haciendo que ante los ojos de la joven aparezca un magnífico guerrero vikingo cuya misión será satisfacerla hasta en sus más mínimos deseos. Ahora el poderoso Thorn es prisionero de Roseleen, pero es ella la auténtica prisionera, cautiva del subyugante bárbaro que le hará recorrer su tormentoso pasado en un viaje de descubrimiento sensual

Antes de todo debo advertiros de que este libro es una tontería bastante divertida. A ver, yo me compré esta novela porque valía 3€ y la portada me gustaba, para qué mentiros. ¡Al fin una portada de novela romántica que no da vergüenza ajena! Así que tuve que darle a comprar en amazon. No fue mi culpa, ¿vale? Un vikingo, historia, y romance. ¿Qué queréis que haga? Cuando se trata de libros soy bastante débil y no soy capaz de no comprar. 

Bueno, vayamos a lo que nos interesa. El libro. Si os gustan los viajes en el tiempo quizás este os interese. A ver, no os esperéis una gran novela porque no lo es, simplemente sirve para pasar el rato, reírte un poco y pasar a otra cosa (mariposa, no he podido evitarlo).  

La historia empieza cuando Roseleen recibe una espada del siglo X-XI, la cual llevaba esperando hace tiempo y que le mandó su hermano. Roseleen la coge y suena un trueno (de esos con los que acabas gritando porque te da un susto de muerte). Tras el ruido aparece un vikingo (bastante buenorro) en el rincón de su despacho, porque al ser profesora en una universidad pues tiene uno (cosas de la vida). Claro, ella al principio cree que es una broma de su exmarido y tú estás gritando en plan: QUE SE TE HA APARECIDO UN PEDAZO DE HOMBRE, QUE ESE NO ESTABA AHÍ ANTES. Pero bueno, la protagonista es muy desconfiada y obviamente no cree en los fenómenos mágicos. Total, que tras una serie de acontecimientos decide creérselo y entonces viajan en el tiempo. ¿Qué es lo que pasa? Que la fastidian y tienen que arreglarlo.

Hasta la eternidad es una tontería de libro, para qué mentiros, pero es bastante entretenido. Es la típica historia romántica en la que sueltas varios ¿Qué me estás contando? pero que te hace sonreír porque, a ver, quién no sonríe con una historia protagonizada por un pedazo de Vikingo y una profesora que se pone gafas para afearse (ahí me siento ofendida) y se viste en plan como una vieja para no gustar a los chicos. Pues mira, podría haber sido peor, y no lo ha sido. Es más, ha logrado sorprenderme para bien (y convencerme para seguir leyendo a esta mujer).

Total, que si queréis un libro romántico entretenido para una tarde este es vuestro libro.

No hay comentarios: