8/7/15

Libros, libros, libros



Hay días en los que no me apetece hablaros solo de un libro y prefiero de hablaros de un montón, que además tienen algo en común. ¿El qué? Que casi todos (o todos) tienen un romance entre sus páginas que en unos me ha gustado mucho y en otros me ha gustado más bien poco. Algunos son de autores españoles, y otros de extranjeros, y todos me los he leído más bien rápido. Por cierto, estas reseñas las voy a dividir en dos. La semana que viene tendréis más de estas cortitas ¿Queréis saber cuáles son y qué me han parecido?

En la puerta de al lado


Los Garrett son todo lo que no son los Reed: ruidosos, desordenados y cariñosos. Y cada día, desde el desván, Samantha Reed sueña con ser una de ellos… hasta que una tarde de verano, Jase Garret se cuela por la ventana de su habitación y eso lo cambia todo. Ambos se enamoran; tropiezan con la timidez y lo maravilloso del primer amor. La familia de Jase acoge muy bien a Samantha. Pero ella tiene un secreto. Entonces, sucede lo inimaginable y desaparece el suelo bajo sus pies. Tiene que enfrentarse a una decisión imposible. ¿Podrá salvarla alguna de las dos familias? ¿O ha llegado el momento de que ella se salve a sí misma?

No sé muy bien cómo hablaros de este libro. En la puerta de al lado es un libro que me encantó, tanto por los personajes como por la trama y los puntos que va tocando a lo largo de su historia, haciéndome reflexionar sobre ciertas cosas. Samantha vive con su hermana, quien se va de vacaciones con su novio, y su madre, a quien le abandonó el padre de ellas cuando estaba embarazada (creo recordar, que igual se me va la pinza, que he leído mucho estos días y ya no sé ni qué digo). Un día llegaron unos vecinos nuevos a la casa de al lado y la madre supo que serían la pesadilla del bario, según ella todos los vecindarios tienen una familia así: numerosa, desordenada y ruidosa. Samantha lleva años observándoles y, en el fondo, les tiene envidia. En el fondo tiene muchísimas ganas de relacionarse con ellos, pero no lo hace por no desobedecer a su madre.... hasta que Jase se sube a su tejado y habla con ella. A partir de ahí se va desarrollando una relación que, la verdad, para mí fue muy muy real. Comienzan poco a poco, primero empiezan un poco... ella mantiene las distancias por su madre. Luego ella va metiéndose en la vida de él y empiezan a vivir una historia maravillosa de amor. Claro, que tiene sus impedimentos, como el novio de la madre (que da mal rollito, y con el que yo me imaginé lo peor porque soy una burra) que la absorbe el cerebro (ya sabéis eso que dicen, "tener novio te cambia") y eso a Samantha no le gusta, ya que su madre está dejando de ser su madre. Además, se verán en medio de un accidente que creará aún más problemas entre ellos. Pero no solo se trata el tema del amor, también trata el tema de hasta donde llegan los políticos por ganar unas elecciones (impidiendo que cualquier cosa manche su supuesta reputación inmaculada), el tema de la desintoxicación, ya que un personaje alcohólico y drogadicto quiere dejarlo para hacer algo importante, y el tema de hasta donde llegas por salir de tu pueblo natal. Me pareció un libro muy entretenido, una lectura muy amena, unos personajes muy bien construidos y que parecía que me los iba a encontrar en la casa de al lado. La verdad es que ha sido un muy buen libro y lo considero la lectura ideal para entretenerse este verano. Y sueltas unas cuantas carcajadas porque ¡qué locura de familia!

 

Bittersweet


Bambi sabe lo que es ser diferente, hasta su nombre lo es, sabe lo que es sentirse despreciada cada día por sus compañeros de clase y no poder hacer nada para cambiarlo. La escritura le da el aliento que necesita para seguir adelante, la certeza de que es buena en algo. Y en este escenario aparece Liam, un chico de barrio que conoce en un taller de escritura. Liam no sabe lo que es tener una familia normal, un padre que no beba y maltrate, o una madre que no tome pastillas para protegerse de lo que la rodea. Bambi y Liam comparten lo que les salva de caer al vacío y eso los une, aunque ella sea una niña bien del centro y él un macarra malhablado del extrarradio. Pero cuando se trata de amor, pertenecer a mundos opuestos a veces es un obstáculo insuperable.

Tenía muchísima curiosidad por leerme este libro ya que los dos personajes son escritores, y con eso me habían ganado... aunque luego leí el libro y ya no me entusiasmó tanto. Los dos protagonistas, Bambi y Liam, tienen bastantes problemas en sus vidas. Ella, a pesar de vivir en una bonita casa e ir a un buen colegio, sufre acoso escolar y sólo puede olvidarse de todo cuando escribe, aunque esto provoca que no le vaya bien porque lo único que hace es escribir (y de los exámenes no se acuerda). Liam, en cambio, vive en un barrio marginal y hace lo que puede por sacar a su familia adelante, además su madre es maltratada por su padre y él no puede soportar la situación (ni consigue arreglarla). ¿Cómo están conectados? Por un taller de escritura al que ambos acudieron. Y aquí es cuando empieza lo primero que no me gusta. Me habría encantado que hubiera desarrollado algo el cómo se conocieron, ya que toca el tema en un momento pero de pasada, y de tal forma que ni me acuerdo lo que dicen. También hay una historia secundaria que es la de Connie, la mejor amiga de Bambi, quien es víctima también de bullying y que lo lleva como puede. Su situación os aseguro que hará que vuestro corazón tiemble y que tengáis ganas de correr a abrazarla cada vez que lo pasa mal. Los personajes van evolucionando a lo largo de la novela y eso me ha encantado porque ¡vivan los personajes vivos! Tienen sus discusiones, sus momentos tensos, y sus momentos bonitos, y todo es muy muy real, porque te lo imaginas, no es nada surrealista. Algo curioso es que Connie y Bambi viven la misma situación pero de distinta forma, y eso nos hará reflexionar un montón, os lo aseguro, porque te preguntas cómo actuarías tú, a qué postura te acercarías más, qué harías... Aunque tanto drama lo veo algo exagerado porque ¡les toca de todo! Un poco a lo Alcántara, pero tengo que decir que me alegra de que los problemas no se resuelvan de un plumazo, sino que poco a poco, dejándote con la curiosidad de qué pasará. Está narrado a través de sus historias, de sus mensajes, correos electrónicos y también la narración de toda la vida, que hace que todo parezca  muchísimo más real. El amor, ese que todos sabemos que va a haber, no es algo que se dé en seguida, sino que fluya de manera natural y realmente es algo que me encanta. No es la típica historia de macarra y chica "pija" se enamoran y viven felices. No, es simplemente la vida. Eso sí, tengo que admitir que el estilo de la escritora no ha llegado a gustarme del todo, tiene un algo que ha hecho que me cueste leer el libro.


El chico que se escabulle por la ventana de mi habitación


Amber Walker y su hermano mayor, Jake, tienen un padre abusivo. Una noche, el mejor amigo de su hermano, Liam, la ve llorando y trepa por su ventana para confortarla.Aquella acción desata una relación de amor/odio que se extiende por los próximos ocho años. Liam ahora es un seguro y coqueto jugador que nunca antes ha tenido una novia. Amber todavía está emocionalmente temerosa por el abuso que ha sufrido a manos de su padre. Juntos, hacen una pareja improbable. Su relación siempre ha sido incierta pero, ¿qué sucede cuando Amber empieza a ver al mejor amigo de su hermano un poco diferente? ¿Y cómo su hermano, que siempre ha sido un poco sobreprotector, reaccionará cuando se dé cuenta que el par se está acercando más?

Creo que os estáis dando cuenta ya definitivamente de que me gustan las novelas dramáticas. Sí, me gusta leerlas y sufrir un buen rato, manteniendo la esperanza de que todo vaya bien. Sí, me gustan... pero esta no. Al principio no estaba tan mal. Es una novela autopublicada (que ya sabéis que a mí eso de la autopublicación no me va mucho, pero bueno), y la verdad es que parece sacada directamente de Wattpad (donde encuentras cosas que están bien y otras a las que les hace falta un buen repaso). La novela pintaba bien, ya que es una chica que ha sufrido muchísimo (abusivo va por violación) y que trata de superarlo junto a su hermano y el mejor amigo de este, que es el vecino. Claro, que al final la historia resulta ser hasta surrealista. Tratando el tema de las violaciones pensé que le daría la importancia que se merece, porque es algo duro y que necesita su delicadeza. Pero la autora lo trata como si fuera algo súper normal, y eso es algo que molesta, como por ejemplo en una escena que jamás sucedería en la vida real. Y mirad, os la cuento porque es necesario para que me entendáis. En un determinado momento la chica se va a acostar con X chico, ¿vale? Seguramente os imagináis que ella entró en pánico y que al final nada o lo que sea, ¿no? Pues no. No pasó eso. Lo hicieron tan flamantes, como si jamás hubiera pasado eso y a mí me parece muy surrealista porque para eso hay que llevar un proceso que ella no lleva, porque creo recordar que encima ni siquiera va a un psicólogo para tratar el tema. Lo único son las pesadillas y que a veces se queda paralizada, pero nada más y eso me parece tan poco real. ¿Los personajes? Pues mira, Amber ya os digo, que es que no tiene sentido alguno nada. Su hermano es protector, obvio, pero es hasta posesivo y me recuerda mucho a los chicos estos que tanto gustan a las chavalas adolescentes ahora, cosa que me pone nerviosa. ¿La madre? Ausente. ¿El padre? Desaparecido hasta cierto momento. ¿Liam? Se dedica a un tira y afloja con Amber que no está mal pero es algo extraño, duermen juntos cada noche (porque así ella no tiene pesadillas) y parece hasta majo. Pero todos son más planos que una tabla. No creo que haya ningún avance en ellos porque ¡no hay nada sobre lo que avanzar! La historia podría haber sido genial, porque es un tema con el que se puede hacer mucho, pero tratándolo como lo ha tratado... Además, la narración tiene unos cuantos fallos y como he dicho me recuerda mucho al de la gente de wattpad, creo que debería haber corregido unas cuantas cosas antes de publicarlo. Bueno, pues eso, que parecía una gran historia pero ha sido muy mal tratada, y es bastante  plana por lo que no me ha gustado. Una pena, la verdad. Que por cierto, hay otro momento en la novela que QUÉ MOMENTO. Entre lo surrealista que me parece, el momento valiente que no debería (o sí, pero no de esa forma) y las demás cosas que pasan, me quedo de piedra y alucino porque no está bien hecho.
 

2 comentarios:

Esther Sweet dijo...

Hola! A mi la verdad es que no me llama ninguno, aunque puede que al primero le de una oportunidad ^^
Un beso <3

Carmelo Beltran Martinez dijo...

Sigo alucinando con el ritmo de lecturas que llevas. Increíble.

Muy buena entrada.