8/10/15

Claire se queda sola


Las desgracias se acumulan en la vida de Claire, todo hay que decirlo. Justo el día que da a luz a su primer hijo, la abandona su marido, que ni siquiera tiene la delicadeza de irse con una mujer más delgada que ella. Con una niña recién nacida, unos kilos de más y el cuerpo ensanchado y deforme después del embarazo, Claire se ve obligada a iniciar una nueva vida. Sin embargo, en su extravagante familia irlandesa encontrará un buen paño de lágrimas, y entre la risa y el llanto emprenderá una meteórica recuperación, siendo ella la más sorprendida.


Marian Keyes me encanta. Recuerdo que las portadas de sus novelas no me gustaban nada (un poco de gusto no vendría mal, señores de la editorial), tanto colorido y cosas raras me echaba para atrás... hasta que decidí probarla. Sí, como cuando vas a la sección de dulces de un supermercado y te quedas mirando esa caja de bollitos que parecen geniales pero que te tiran un poco para atrás. Decidí probarla así que fui a la biblioteca y me hice con ¿Hay alguien ahí fuera? Aquel día también probé a Marc Levy. Este escritor para mí era como esa comida de nombre raro pero bonito que tienes ganas de probar porque todo el mundo habla de él. Bueno, pues los probé. ¿Cuál fue el resultado? Que decidí quedarme con las historias de Keyes y decir adiós a las de Levy, un hasta pronto quizás (a veces hay que hacer como con el sushi, a la primera no te gusta y a la segunda te encanta).  

Hacía tiempo que no la leía, pero el otro día decidí reencontrarme con ella y ha sido maravilloso. Claire se queda sola es un libro que me ha sorprendido.  Su marido la deja cuando acaba de dar a luz y se va con otra mujer, dejándola a ella sola con un bebé y sin saber qué hacer, así que se va a casa de sus padres, donde tratará de superar a ruptura (más bien, esperar a que el marido deje a la señora). Y ahí es donde estará todo el asunto del libro.

El casi es el problema, ¿no?

Lo que me gusta de Marian Keyes es que trata temas de la forma que otros no se atreverían, sus libros son sinceros y realistas. Por ejemplo, cuando da a luz no se siente maravillosamente bien sino que se siente fea, gorda y no entiende por qué ha aceptado que su marido esté viendo como da a luz (ya que le ha visto todo todo todo lo que no le había visto hasta entonces). Tampoco se corta para hablar de lo que bebe Claire cada vez que se siente mal (tiene que buscar el alcohol porque la madre lo esconde, ya que las hermanas se lo bebían todo). 

Si algo me ha encantado este libro es que ha sabido plasmar esa desesperación que sientes cuando tu marido te deja pero tú sigues queriéndole y volverías con él si te lo pidiera. Claire espera día tras día que esa llamada se produzca, que su marido venga a buscarla, y se pasa el día sin hacer nada, solo se ocupa de su hija. Me ha gustado porque a veces parece que no pasa nada si te han dejado, que es una tontería pero no lo es, sobre todo cuando es tu marido. Keyes refleja muy bien esa autonegación de los hechos y en cierta forma lo hace como si fuera un duelo: negación, negociación, depresión, ira y aceptación. 

Este es el primero de las hermanas Walsh y estoy leyéndome poco a poco todos los libros (menos ¿hay alguien ahí fuera que ya me lo había leído sin saber que formaba parte de una serie). Os recomiendo muchísimo los libros de esta mujer porque de verdad que son buenísimos, es una maravilla escribiendo. 

Me despido ya, un abrazo fuerte fuerte a todos. 

No hay comentarios: